ANALISIS: Los riesgos de los Me gusta de Facebook

FacebookPreferencias políticas, gustos personales, orientación sexual, creencias religiosas, rasgos de la personalidad, estabilidad emocional, etnia, edad, sexo o cociente intelectual. Aunque no sea consciente de ello, si usted tiene una cuenta en Facebook y suele pinchar regularmente en el icono ‘Me gusta’ de artículos periodísticos, eventos, fotografías o comentarios de amigos publicados en la famosa red social, está proporcionando gran cantidad de información que queda registrada y que, analizada en su conjunto, permite reconstruir fielmente un retrato suyo que puede suponer una amenaza para su intimidad.
Así lo asegura un estudio realizado con 58.000 usuarios de Facebook en EEUU, que advierte que las técnicas disponibles en la actualidad para analizar la información que suministramos pueden utilizarse para ofrecer contenidos publicitarios adaptados a nuestros gustos, pero también para extraer información potencialmente sensible sobre cualquier usuario de internet.
El estudio, publicado en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS), está firmado por investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) en colaboración con Microsoft Research Cambridge.
Según destacan los autores, casi sin darse cuenta, los usuarios que pinchan regularmente el icono ‘Me gusta’ revelan voluntariamente información que permite elaborar un perfil bastante fiable sobre su personalidad y sus gustos. Los usuarios desvelan de forma indirecta otros datos personales, como si sus padres están separados o es consumidor de sustancias adictivas.
En concreto, el experimento consistió en analizar, por un lado, la información sumistrada a través de los ‘Me gusta’ en los que habían hecho clic los 58.000 usuarios que dieron su consentimiento para que su cuenta se usara en el estudio.
Los investigadores desarrollaron modelos estadísticos capaces de determinar información personal sobre el usuario exclusivamente a través de los ‘Me gusta’. Por otro lado, estos resultados se contrastaron con los datos demográficos y con los cuestionarios que se realizan en una aplicación disponible en Facebook denominada ‘Mi personalidad’, que permite al usuario comparar rasgos de sus personalidad con la de amigos tras responder a diversas cuestiones.
Por lo que respecta a las preferencias políticas, la coincidencia entre los datos que directamente ofreció el internauta y los que dedujo el sistema informático utilizado a partir de los ‘Me gusta’ seleccionados fue del 85% cuando se trataba de averiguar si el usuario era demócrata o republicano.
A la hora de determinar si era hombre o mujer, la coincidencia fue del 88%. En el 82% de los casos, el sistema acertó a la hora de catalogar al usuario como cristiano o musulmán, mientras que la clasificación según el estado civil o el abuso de sustancias adictivas tuvo una coincidencia de entre el 65 y el 73%.
En el 95% de los casos el sistema distinguió correctamente a los individuos afroamericanos de aquellos de origen caucásico.
Los autores subrayan también que no son muchos los usuarios que pinchan en iconos que reflejen explícitamente este tipo de información. Por ejemplo, sólo el 5% de los usuarios homosexuales que formaron parte del estudio hicieron clic en el icono para mostrar que les gustaba el matrimonio gay.
Los investigadores también midieron la correspondencia con rasgos de la personalidad subjetivos y por tanto más difíciles de evaluar, como la inteligencia, la estabilidad emocional, o si los usuarios eran abiertos y extrovertidos.
Su conclusión es que este tipo de investigaciones pueden ser una revolución para los estudios de psicología, pues permiten obtener datos de muestras muy grandes de personas de todo el mundo a un coste mucho más bajo que los métodos tradicionales de los centros de investigación.
No obstante, Michal Kisinski, uno de los autores del estudio, alerta de que, pese a las ventajas del uso de las nuevas tecnologías, toda esta información personal que se suministra a través de las redes sociales entraña riesgos para la privacidad. Por un lado, permite realizar predicciones similares a partir de otro tipo de datos digitales, de forma que podrían servir para obtener información personal sobre ciudadanos que no quieren que se revelen estos datos.
“Soy un gran fan y usuario activo de las nuevas y fantásticas tecnologías, incluyendo Facebook. Valoro las recomendaciones automáticas de libros, o que Facebook seleccione las historias más relevantes en mi cuenta. Sin embargo, puedo imaginarme situaciones en las que los mismos datos y la misma tecnología se usen para predecir las preferencias políticas o la orientación sexual, suponiendo una amenaza para la libertad o incluso para la vida”, advierte Kisinki.
Por ello, este investigador de la Universidad de Cambridge reclama que las redes sociales ofrezcan a los usuarios “transparencia y control sobre su información”. Asimismo, espera que los resultados de esta investigación sirvan para recordar a los internautas que sean cautelosos a la hora de compartir información personal en internet. Por ello, les recomienda “que utilicen los controles de privacidad y que nunca compartan sus contenidos con usuarios que no conozcan”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s